En medio de una creciente preocupación mundial por nuevas olas de coronavirus, EE.UU. anunció este martes que donará 580 millones de dólares a organizaciones internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), Unicef y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para combatir el COVID-19. Además el país se prepara para usar al personal médico de las fuerzas armadas para dar soporte en la nueva ola de contagios.

"La rápida propagación de la variante ómicron muestra que tenemos que seguir acelerando nuestros esfuerzos para acabar con esta pandemia y que ninguno de nosotros estará a salvo hasta que todos lo estemos. Esta es una pandemia global que requiere soluciones globales", dijo en un comunicado el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken.

Los fondos adicionales anunciados este martes por Blinken llevan a 19.600 millones de dólares la cifra total de ayuda exterior de EE.UU. contra la covid-19.

En concreto, el Departamento de Estado de EE. UU. anunció este martes un paquete de 280 millones de dólares para la OMS, entre los que se incluyen 50 millones para un fondo de emergencias con el fin de aumentar el acceso a las pruebas de diagnóstico y ayudar a los sistemas de salud de diferentes países.

Además, Washington otorgará 75 millones a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), afiliada a la OMS, para brindar cooperación técnica en la administración de vacunas en Latinoamérica y el Caribe.

Otros 170 millones de dólares se destinarán a Unicef para ayudar a la distribución de vacunas en todo el mundo, mientras que 20 millones serán para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con la meta de abordar el impacto económico y social de la pandemia, incluidos programas para ayudar a buscar empleo.

Asimismo, donará otros 20 millones al Fondo de Población de las Naciones Unidas (FPNU) para apoyar sus políticas en torno a la salud reproductiva de la mujer y mitigar las tasas de mortalidad maternal y neonatal, así como otras complicaciones relacionadas con el COVID-19.

Por último, se destinarán 10 millones de dólares a la FAO y 5 millones a la entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer con el objetivo de ayudar a las mujeres y niñas durante la pandemia con programas especializados en responder a la violencia de género.

Esta ayuda económica se suma a las 330 dosis de vacunas que EE. UU. ha enviado a más de 110 países en solitario o en colaboración con Covax, el mecanismo impulsado por OMS para garantizar un acceso global y equitativo a los fármacos contra el covid.

Este anuncio se produce solo horas antes de que el presidente estadounidense, Joe Biden, ofrezca un esperado discurso sobre la pandemia en el que podría anunciar nuevas medidas, ante el incremento de los casos y hospitalizaciones por la rápida expansión de ómicron y el repunte de delta.

Soporte militar a centros de salud

Entre lo que anunciaría Biden está la movilización de personal médico militar y federal para apoyar a los hospitales y la compra de 500 millones de pruebas de coronavirus, para afrontar el avance de la variante ómicron en el país.

Una fuente de la Administración de Biden, que habló bajo la condición del anonimato en una conferencia virtual con periodistas, desgranó los pasos adicionales que adoptará el gobernante, quien ya dio a conocer hace unas semanas una “estrategia detallada” para combatir la pandemia en este invierno.

Para disponer de más profesionales en los hospitales, detalló el portavoz, Biden ha instruido al secretario de Defensa, Lloyd Austin, para que prepare a unos 1.000 miembros en servicio, entre ellos médicos militares, enfermeras y paramédicos, que serán desplegados, de ser necesario, durante los meses de enero y febrero.

También se dispondrá de inmediato de personal médico federal para apoyar a los estados. De entrada, seis equipos de respuesta de emergencia conformados por más de 100 profesionales clínicos y paramédicos se desplazarán a los estados de Michigan, Indiana, Wisconsin, Arizona, New Hampshire y Vermont.

Además, el gobernante dispondrá que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) destine personal para un centro de coordinación de respuesta nacional y que equipos de expertos de esa entidad evalúen las necesidades hospitalarias de los estados y territorios.

Las acciones incluyen garantizar el suministro de miles de mascarillas y de más de 100.000 ventiladores.

De igual forma, Biden anunciará medidas para aumentar el acceso a las pruebas gratuitas, lo que abarca, entre otras, la instalación de nuevos espacios liderados por el Gobierno federal. La primera de estas estructuras se instalará esta semana en Nueva York.

Otra de las decisiones que permitirá fortalecer la capacidad de diagnóstico será la compra por parte del Gobierno de Biden de unos 500 millones de pruebas rápidas para ser practicadas en casa.

Los test se empezarán a distribuir en enero entrante. Para ello se habilitará una web en donde los ciudadanos podrán solicitar que los exámenes sean entregados en sus casas.

Por otra parte, se darán a conocer los pasos para ampliar la capacidad de vacunación, entre ellos la instalación de nuevos espacios, incluidos móviles, en todo el país, y el envío de personal federal especializado en la aplicación de vacunas a 12 estados, tribus y territorios.

Según los datos publicados este lunes por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), ómicron ya es la variante del coronavirus que más contagia en Estados Unidos, donde entre los pasados 12 y 18 de diciembre supuso el 73,2 % de los nuevos casos. (I)