Now Playing
Canciones Recientes
Anuncios
  •    Descarga la aplicación de Keilah Radio 106.5FM y escúchanos de cualquier punto del mundo los 24/7 horas del día.
  • Cual Eres Tu Reflexion

    Una hija hablaba con su padre y se quejaba de la vida, lamentándose de que las cosas no le salían bien.

    No sabía qué hacer para seguir adelante. Se sentía sin fuerzas y a punto de rendirse.
    Estaba cansada y harta de luchar y luchar, sin obtener ningún resultado.
    Cada vez que solucionaba un problema, aparecía otro. Ya no podía más.

    Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí tomó tres ollas con agua y las puso sobre el fuego. Cuando el agua de las tres ollas empezó a hervir, puso en una zanahorias, en otra colocó huevos y en la última granos de café.

    Las dejó hervir y se quedó mientras tanto en silencio. Simplemente se limitó a sonreír a su hija, mientras esperaba a que las tres ollas acabaran su proceso.
    La hija esperó impacientemente, preguntándose que estaría haciendo su padre.

    Después de unos veinte minutos el padre apagó el fuego.
    Sacó los huevos y los colocó en un recipiente, sacó las zanahorias y las puso en un plato y finalmente, colocó el café en un tazón.

    Mirando a su hija le dijo: -Querida, ¿qué ves?
    -Huevos, zanahorias y café, respondió.

    Hizo que se acercara y le pidió que tocara las zanahorias, ella lo hizo y notó que estaban blandas.

    Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera, después de quitarle la cáscara, observó que el huevo estaba duro.

    Luego le pidió que probara el café, ella después de tomar un sorbo, sorprendida e intrigada a la vez, preguntó: ¿Qué significa todo esto, padre?

    Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: “agua hirviendo”
    Pero que los tres habían reaccionado en forma diferente.

    La zanahoria llegó al agua, fuerte, dura; pero después de pasar por el proceso había quedado blanda y fácil de deshacer.

    Los huevos habían llegado al agua siendo frágiles, su delicada cáscara protegía su interior; pero después de estar en el agua hirviendo, se habían endurecido.

    Los granos de café, después de estar en el agua hirviendo, habían teñido el agua.

    -¿Cuál de los tres elementos eres tú?… Cuando la adversidad llama a tu puerta… ¿Cómo respondes?
    Le preguntó a su hija.

    -¿Eres como una zanahoria que parece fuerte pero cuando la fatalidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?

    -¿Eres como un huevo, que comienza con un corazón frágil, con un espíritu fluido, pero después de una pérdida de un ser querido, una separación o un despido se ha vuelto duro e inflexible?
    Por fuera todo sigue aparentemente igual, pero por dentro estás amargada y rígida; y tu espíritu y corazón se han endurecido.

    -¿O eres un grano de café? Que es capaz de aprovechar la adversidad y lo que le causa dolor y justo cuando el agua llega al punto máximo de ebullición, es capaz de desprender su mejor sabor y aroma.

    Dios quiera que seas como el grano de café, que cuando las cosas se ponen mal, tú puedas reaccionar en forma positiva, sin dejarte vencer por las circunstancias y hagas que las cosas a tu alrededor mejoren.

    Que ante la adversidad exista siempre una luz que ilumine tu camino y a todas las personas que te rodean.

    “Que puedas siempre esparcir e irradiar con tu fuerza, optimismo y alegría el “dulce aroma del café”, para que nunca pierdas ese olor grato que solo tú y quien es capaz de atravesar por las más duras circunstancias sabe transmitir a los demás”